Discapacidad sensorial

Los sustos son para Helena una constante cuando sus compañeros, considerando su discapacidad auditiva, se dirigen a ella a pleno pulmón. Helena nos cuenta que la mejor forma para comunicarse con ella es hablándole despacio y vocalizando, situándonos enfrente para facilitarle la lectura de labios.